Archivo | Museo MARCO: Ron Mueck RSS feed for this section

Ron Mueck

10 abr

Adriana Zazueta

 

 

MARCO presenta  la obra del escultor hiperrealista australiano Ron Mueck, su origen profesional fue en el mundo de los efectos especiales para el cine. Sin embargo ya había dado un paso hacia el mundo del arte aprovechando su talento para desarrollar creaciones plásticas con un realismo sorprendente.

Mueck cambió hacia el “arte refinado” colaborando con su suegra Paula Rego, para producir pequeñas figuras como parte de una escena que ella estaba mostrando en la Galería Hayward. Rego lo presentó con Charles Saatchi quien inmediatamente quedó sorprendido con su trabajo y comenzó a coleccionar y solicitar trabajos

En esta exposición se presentaron obras en pequeñas y grandes dimensiones dándole al espectador una probada de su repertorio y habilidad al trabajar con ese tipo de materiales tales como la fibra de vidrio pelo etc.

Se nota la mano del artista en cada detalle, tanto en el modelado como a la hora de confeccionar las prendas,  armar el entorno,  dándole a lo cotidiano, como estar en la cama o lo más natural el nacimiento un toque de confort, que si te hace sentirte impresionada pero de una forma te relaciones con la obra.

Siento que a esta exposición en particular le falto en el sentido que debieron haber traído mas obras otra fue la forma de acomodarlos, dejaron muchos espacios sin aprovechar o la luz no ayudaba a que esos espacios se vieran usados, y a la vez no era muy atrayente, esperábamos mucho de esa exposición, sobre todo después de Paula Rego.

Por otra parte el final se me hiso muy débil, que te pusieran unos libros con las demás obras de él, entiendo que quisieran ponerlos para que conociéramos un poco más de él, pero la impresión que a mí me dejo fue como no trajimos mas obras ahí les dejamos esto para que no se quejen. Y el video estaba a mi parecer muy escondido.

 


Ron Mueck Tecnica, investigacion, y ejecucion

8 abr

Ron Mueck un artista, Australiano, el cual a desarrollado una técnica hiperrealista para la producción de escultura en base a goma y silicona . se mudo a Inglaterra donde el tiene una pequeña empresa de utilileria y efectos especiales, los cuales han sido usados en películas, como “the dark cristal” .
El trabajo de mueck es muy realista y también esta muy bien ejecutado, sin embargo, parece vacío, a diferencia de muchos otros artistas que se han presentado en el Museo de Arte contemporáneo, al parecer el trabajo de mueck solo es su técnica, y que no hay mucho mas allá de la parte tangible de su obra nos deja ver.
En lo personal yo defiendo mucho el trabajo académico y mas que nada la buena técnica, cosa que mueck sin duda tiene, lo que me hace pensar ¿su obra va mas allá de lo que nuestro ojos nos dejan ver?, la respuesta es un si, tal vez la parte “intelectual” de lo que respecta el trabajo de mueck no es muy profunda, pero su trabajo como técnico e investigador de lo que esculpe, es sublime , Mueck sabe muy bien lo que hace y escatimar en detalles es algo que no sabe hacer, la anatomía y la experimentación con la figura humana lo han llevado a los extremos de casi engañar la vista del espectador y hacernos creer que realmente hay una persona ahí donde esta la escultura, no cabe dude que su trabajo tiene “vida” muchos artista se protegen con su idea , pero este realmente a sido original al proteger sus puntos con su trabajo y su técnica, no cabe dude que es un verdadero Técnico de Arte, ojala jamás pare su experimentación y el estudio que tiene sobre las formas que reproduce, ya que dan resultado, como una de sus piezas llamada “juventud” en la cual Mueck se arriesga a no solo el cuerpo humano sino también el cuerpo humano vestido y herido, paso de lo estático a lo vivo, así dando un paso mas en acercarnos mas a la pieza, gracias a su excelente técnica.
Lo que me lleva a concluir que para un artista también debe ser muy importante la técnica con la ejecuta las obras, es importante presentar trabajos con calidad, para así poder captar la atención de los espectadores y no solo del publico culto y estudiado en el arte, Mueck es la prueba de que el arte no son solo ideas, sino que también es calidad , experimentación y estudio.

 

-Erick Adrian Rodriguez Gomez, 2011

Discurso y Técnica: Contraste entre Leonora Carrington y Ron Mueck

7 abr

Malú Ramírez

http://colorin-productions.tumblr.com

 

 

Actualmente tenemos en la ciudad dos exposiciones escultóricas que vale la pena visitar, no solo por el atractivo visual que nos presentan, sino por lo que nos dejan pensando tras salir del museo. Me refiero a la muestra del trabajo de Ron Mueck que se encuentra en el Museo MARCO y a la muestra Devas de Leonora Carrington que se encuentra en el Museo Centenario de San Pedro. Lo que podemos notar a primera vista es la diferente técnica y estilo que usan ambos artistas en su obra; las esculturas de Carrington son de bronce, material empleado desde tiempos antiguos para la elaboración de este tipo de arte. Su estilo es completamente onírico, con personajes mitad humano-mitad animal de largos dedos figuras estilizadas y caras afiladas. Por otra parte tenemos a Mueck, quien con su técnica mixta de silicona, fibra de vidrio, tela y cabello humano nos presenta un estilo hiperrealista en donde todo, excepto los tamaños de sus esculturas, parece indicar que observamos en realidad a verdaderos seres vivientes.

Leonora Carrington, a lo largo de toda la muestra, nos habla de un mismo tema: la dualidad; dualidad entre persona y animal, entre vida y muerte, entre consciente e inconsciente. Esto se hace evidente con sus personajes híbridos, con la presencia de máscaras en la parte de atrás de la cabeza de muchos de ellos y con símbolos como la espiral o el infinito sobre la frente de muchos de sus seres. Por otra parte, Mueck varía de temas; si bien toda su obra tiene como hilo conductor el mostrar la realidad como es, alguna de sus obras nos hablan de violencia, otras de insatisfacción, otras de preocupación y otras del ciclo de la vida. No es tan consistente en su tema como lo es Leonora al apegarse a un único discurso.

Finalmente, siguiendo con el tema de ambos artistas, podemos observar como la obra de Carrington tiene un trasfondo mucho más filosófico, más trascendental y más simbólico, basándose en el inconsciente, en la condición del humano como ser animal y ser mortal, hablándonos así de la vida como un todo. Mientras tanto, el discurso de Mueck resulta un tanto más banal, enfocándose en sólo ciertos aspectos de la vida que pueden ser más tangibles a simple vista y por lo mismo más superficiales, como la mortalidad, el ser físico o los sentimientos. Podría decirse entonces que Carrington compensa su falta de una técnica excepcional con un discurso bastante sólido, mientras que Mueck compensa su falta de un discurso profundo con una técnica impresionante.

Sin duda vale la pena asistir a ambas exposiciones para poder entender qué es lo que nos puede dejar cada uno de estos dos artistas, tanto con la estética que proyecta su obra, como con lo que nos quieren decir en un plano más intelectual y así formarnos una propia opinión acerca del trabajo Leonora Carrington y el de Ron Mueck. En lo personal, el trabajo de Leonora me fascina primeramente por su estética y en segundo lugar por el tema tan dinámico que maneja. Asimismo, no puedo evitar sorprenderme con el detalle que proyecta Ron Mueck en su obra y pensar en que, si podemos quedarnos largo rato observando sus esculturas ¿por qué no habríamos de dedicar un tiempo igual a observar y apreciar la belleza y complejidad de los seres humanos, no solamente en su cuerpo, sino también como personas?

 

 

Más que Hiperrealismo

7 abr

Malú Ramírez

http://colorin-productions.tumblr.com

 

 

La exposición de Ron Mueck que se inauguró el pasado 18 de marzo en el Museo Marco consta de 11 piezas de escultura hiperrealista, las cuales atraen al espectador a sobremanera debido a su perfección en los detalles, aunque también pueden hacerlo sentir incómodo debido a la escala irreal de la que el artista maneja en su obra. Una recién nacida de 5 m de largo, en contraste con una viejita diminuta de 94.5 cm de largo son ejemplo de cómo Mueck juega con el tamaño de sus piezas, siempre sin perder los detalles que hacen que éstas parezcan personas de verdad.

Cada una de las esculturas de este artista nos cuenta una historia, nos trasmite un sentimiento diferente. Con su obra, Mueck intenta abordar la realidad, no solamente en las figuras que proyecta, sino en los sentimientos que éstas transmiten. Muchas de ellas, al tratarse de una sola figura humana, nos hablan de individualismo y de soledad. Incluso al encontrarse dos personas juntas en una misma escultura, como en Pareja acurrucada, la cual aparentemente debería transmitir amor, nos habla de una insatisfacción y una frialdad que podemos observar claramente en las expresiones de ambos personajes. Hay también preocupación en la obra de Mueck, como nos transmite la obra En la cama, en la cual una mujer que mira a la distancia se lleva la mano al rostro en un gesto turbado. También podría decirse que parte del tema del que nos habla este artista es de la pesadumbre que implica vivir y cargar con todas las cosas que la vida nos pone adelante, como se muestra en Mujer con palos, en cuya expresión facial podemos sentir el agotamiento y algo de irritabilidad por la pesada carga que lleva. Las obras de Mueck también nos hablan de otro tipo de preocupación, preocupación por la vida y por la muerte. En esta muestra podemos ver casi todas las etapas de la vida: una recién nacida, un adolescente lastimado, un señor a la deriva, una mujer de avanzada edad cargando enormes ramas, y una viejita en cama.

La única obra de la muestra que no consiste en la figura humanoide de una persona es la de Naturaleza muerta, la cual nos muestra un pollo del tamaño de una persona real, desplumado, lastimado del hombro y colgado de un gancho por las patas. La reacción a esta obra en muchas personas es el asco por ver a un animal muerto y vulnerado a tan grande escala, lo cual es irónico, ya que a este mismo animal muerto nos lo comemos después de que ya está procesado y deja de parecer lo que es en realidad. Esto nos habla de lo alejados que estamos actualmente de la sangre, la muerte, y la salvajez de lo que comemos; preferimos verlo ya como un producto limpio y de apariencia plana sobre la mesa que recordar que es en realidad un animal muerto lo que comemos.

La muestra concluye con un pequeño documental en el que se habla del proceso creativo y de producción que Ron Mueck sigue para la creación de una de sus piezas, Mujer embarzada; es evidente la cantidad de trabajo que se requiere para la finalización de una de las piezas de este artista, sin embargo resulta agradable ver que el mismo artista, a pesar de recibir ayuda para colar, pintar, armar y montar sus piezas, se involucra al cien porciento en todas las etapas de creación de su obra, haciéndola así completamente suya.

 

Técnica vs. Temática: Ron Mueck y Leonora Carrington

6 abr

Maria Teresa De Saro

La obra de Leonora Carrington brilla, si así se le puede llamar, por sus formas antropomorfas y surrealistas, arraigadas en los pensamientos mas oscuros de esta pintora y escultora Británica-Mexicana. Su escultura consta de seres que habitan solo en sus historias y en sus mas recónditos rincones oscuros de su mente. Contrario al trabajo de Ron Mueck, aquí no brilla la técnica, sino la temática. Por brillar quiero decir, que es lo que prevalece a primera instancia, sin referirme a ningún tipo de atracción que me provoco la obra de esta artista, por que de esto no hubo mucho la atracción brillo por su ausencia. La obra de Carrington esta fuertemente basada, o mas bien, es completamente dependiente de su ‘discurso’, es decir, el valor se lo da el tema; y aun y así, creo que la escultura es algo débil. La mayoría me parecen kitsch, o mas bien, creo que buscan imitar el efecto de sus pinturas; criaturas que quizás funcionaron en el lienzo se quedan cortas al pasar al bronce. Al igual que con Mueck, creo que de alguna manera, ambos se valen de la escala para crear intriga, o una sensación de mas complejidad en la forma, sin embargo, las de Carrington quedan aun mas cortas que las de Mueck. Algunas de las esculturas de la muestra del museo del Centenario hasta me atrevo a decir son artesanales meramente. Me parece que el discurso de Carrington, el de las creaciones fantásticas con el fin de evadir realidades, y el de la fabricación de lo maligno con el fin de esconderlo funciona muy bien en pintura, pero deja muchísimo que desear en la escultura. Una temática que funcionaba bien en lienzo, no fue bien transferida al bronce; el tema no aporta nada a las piezas, y en la mayoría de las ocasiones, hasta se termina perdiendo. Quizás en pintura su obra tenia sustancia, trascendencia y temática, pero al hacer la transición al volumen esto se esfuma, lo cual es una lastima, púese a que la pintura la convirtió en una de las grandes del surrealismo Mexicano. Mueck enfrenta a la humanidad y sus formas por medio de su trabajo, mientras Carrington de alguna manera evade estas mismas formas en su trabajo.

 

Para mi, Mueck es técnica sin temática, y Carrington es la temática impuesta a una técnica; ambos con carencias significantes que impiden que las obras en si puedan sostenerse como piezas contribuyentes a la historia del arte, o de la escultura en este caso. No creo que ninguno de los dos proponga nada trascendental para el arte en cuanto a la escultura. Carrington sale de su nicho, sin mucho éxito y su obra termina sintiéndose forzada, como si a la fuerza se quisiera crear volumen a partir de personajes que ya existían en forma plana; Mueck permanece en el suyo, para quedarse en lo que ya le funciono, y permanecer en lo seguro. Creo que Carrington se arriesga sin éxito, y Mueck no toma riesgos para ser exitoso. Ambos escultores dejan mucho que desear; ambos quedan cortos en el intento.

 


Ron Mueck

6 abr

 

Armida López

Por motivos de la primera muestra de Ron Mueck expuesta en América Latina, inaugurada el pasado 18 de marzo en el Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey (MARCO), este texto pretende profundizar en los aspectos que hacen de tener un encuentro con la obra de este artista australiano, una experiencia novedosa y memorable, tales rasgos en mi opinión se deben en gran parte a la manipulación de la escala y la innovación de su obra.

Lo interesante de su obra es que expone diversas condiciones del ser humano de la manera más natural y real posible, con las proporciones correctas, etcétera, todo podría parecer mera reproducción de las intenciones de los artistas clásicos, sin embargo algo de lo novedoso está aquí, donde la tecnología y materiales contemporáneos (fibra de vidrio, barnices, entre otros) son herramientas para sus fines, que son explorar los estados y la manera en que convergen relaciones interpersonales, emocionales o gestuales del hombre o mujer, en cualquier momento de sus vidas.

También hace uso de otros elementos aún más reales: cabello natural, ropa, telas, ramas; que se combinan con el propósito de su trabajo: evocar una realidad desde su perspectiva y a través de su ingeniosa habilidad y técnica las cuales le dan por resultado piezas tan reales que ubican y aterrizan al espectador en las emociones de sus personajes.

Mueck logra su objetivo en el momento en que el público entiende y es capaz –con las piezas que tiene enfrente- de reinterpretarlo según sus propias experiencias. Tales elementos se elevan en potencia según la escala en que se representan, el tamaño, para los propósitos del artista, es decisivo. Ciertamente cuando el espectador se pone frente a la mujer en la cama, se vuelve vulnerable, pues ineludiblemente debe adquirir un papel de observador por la condición ensimismada del personaje que ve y, acto seguido llega a convertirse a la vez en personaje y puede tal vez sentirse enano frente a un gigante que parece que respira.

Además dobleces en la piel, cabellos desgreñados, finos puntos tan naturales en la piel, así como los gestos de la mirada perdida de la mayoría de sus personajes, resultan tan convincentes ya que cuando se habla de Mueck, se habla de un artista que capaz de liberar sus conceptos e ideas con una pasión que sólo puede verse a través de la paciencia en la elaboración de su trabajo.

Ver la obra de Ron Mueck inmoviliza. Es el equivalente a pararse frente a la incertidumbre de una escena que está por ocurrir. Una escena que sucede en otro mundo, causa admiración, curiosidad y hasta extrañeza, puede parecer ajeno su tamaño o lo que impone si es más grande que uno, sin embargo la naturalidad y el sello con el que están hechas enfatiza los propósitos del artista de modo que el espectador se reconoce y puede darle una historia, basta detenerse un momento y decidir experimentarlo.

Jugando con la escala

3 abr



Fernanda Vidal S.

 

Ron Mueck, escultor hiperrealista, llega al Museo de Arte Contemporáneo de Monterrey, con una muestra de escultura humana hiperrealista la cual impacta al espectador de forma inesperada, creando una delgada línea entre la realidad y la ficción.

Muchos elementos son considerados importantes en la obra de Mueck, los cuales hacen de ésta que cause cierta polémica en el campo artístico como lo son la escala y la psicología.

La escala aunada a el detalle, elemento del cual se percata al visitar la muestra.
Ron Mueck hace de sus personajes una reflexión para el espectador de forma que no se puede perder ni un solo detalle, y esto gracias a su excelente elaboración de sus personajes, pero más que esto la escala es lo que los hace que sean tomados en cuenta.  Mueck señala que diariamente vemos a personas en tamaño real, y que al hacer sus “obras” en escala muy pequeña o muy grande hace que el espectador muestre mayor interés a los detalles, de los cuales al verlos en personas con las que convivimos día con día, pasen por desapercibidos. Éste elemento hace que su obra sea única y a la vez importante para el ser humano por el impacto que causa al espectador, haciéndolo ver y a su vez recordar la belleza del hombre.  Al mismo tiempo éste elemento es enlazado con la psicología, transmitiendo en el que la observa, un juego de proporción y desproporción psicológica.  En este segundo aspecto se crea un fuerte vínculo entre la obra y el espectador, es notorio que las esculturas de Mueck son introvertidas, las miradas son desconcertantes así como las posiciones de cada una las cuales transmiten cierta tranquilidad y a su vez lo contrario por el hecho de que son tan reales que pareciera que de pronto cobraran vida; Así también, al interactuar psicológicamente, el espectador, sin darse cuenta entra en una comunicación directa con el objeto casi real, siendo la hiperrealidad de la escultura humana un elemento en donde el espectador comparte como siendo parte de la misma especie, sintiéndose identificado en su intimidad.

La obra de Ron Mueck, crea sentimientos e impresiones en el que la observa, haciendo de ésta que sea interesante, creativa e innovadora.

 

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.